La visión del presidente

ENTREVISTA CON MANUEL PELTIER, PRESIDENTE DE SOLETANCHE FREYSSINET

Con un volumen de negocios* de 3.271 millones de euros, el grupo Soletanche Freyssinet registró en 2018 un aumento del 4,8% respecto de las cifras de 2017. Un crecimiento que se ha visto impulsado por el dinamismo de nuestra actividad en Asia, Australia, Francia y América del Norte y por el crecimiento externo que aportan las empresas ConeTec en Canadá, Rob Carr en Australia y Concreet en Países Bajos, adquiridas en 2017 y 2018.

Nuestra cartera de pedidos va en aumento por quinto año consecutivo registrando un nivel récord de 3.200 millones de euros, lo que permite consolidar el futuro del Grupo. Los nuevos contratos se distribuyen entre las actividades recurrentes a corto plazo y los grandes proyectos programados a lo largo de varios años. Más allá de los numerosos proyectos en curso o finalizados, hemos obtenido contratos muy significativos en 2018. Entre ellos cabe citar la segunda fase de la zona industrial de Puerto Said en Egipto obtenida por Menard, las obras de la autopista I-66 por Terre Armée en Estados Unidos, las prestaciones logísticas de la central nuclear de Dampierre por Nuvia, en Francia, la cubierta del futuro estadio de Las Vegas por Freyssinet, el corredor viario subterráneo de Singapur por parte de Soletanche Bachy, así como la auscultación de las obras del Grand Paris por Sixense. Todo ello demuestra el dinamismo del sector de las obras especializadas a escala internacional. Nuestro Grupo juega en este campo un papel crucial gracias a nuestra pericia global y a nuestra fuerte presencia comercial arraigada en las regiones, lo más cerca posible de nuestros clientes. No escatimaremos esfuerzos para seguir creciendo en 2019 y en los años venideros. En ese sentido, Soletanche Freyssinet dedica cada año una parte importante de su presupuesto a la innovación con el fin de responder a las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes. Nuestras oficinas de proyectos están plenamente implicadas en este terreno, siguiendo los pasos de Pierre Bachy, Louis Ménard, Henri Vidal y Eugène Freyssinet, los pioneros que fundaron nuestras empresas.

Estas evoluciones técnicas acompañan los grandes ejes de desarrollo que estructuran nuestros mercados y que impulsarán nuestra actividad a largo plazo. Es el caso por ejemplo del mantenimiento de las estructuras, sector que genera grandes inversiones. Freyssinet y Sixense cuentan con una pericia sin igual en ese campo. También cabe mencionar el medio ambiente que se ha convertido en una preocupación central cada vez más relevante para la opinión pública y para nuestros clientes. Nosotros tenemos respuestas que aportar, como las propuestas de Remea, la filial de Menard especializada en descontaminación, o la técnica del Soil Mixing, utilizada por Soletanche Bachy para mejorar los suelos del aeropuerto de Hong-Kong preservando al mismo tiempo los ecosistemas marinos. El lanzamiento de ActivSkeen en el ámbito de las fachadas dinámicas y la adquisición de Ertex Solar en el campo de los sistemas fotovoltaicos integrados en los edificios también se enmarcan en ese contexto. Para concluir, la resistencia ante los fenómenos climáticos se ha convertido en una preocupación clave para nuestros clientes que desean construir obras más resistentes y adaptar el parque existente. Se trata de un tema particularmente sensible en el ámbito nuclear, para el que Nuvia ha desarrollado soluciones dedicadas a la protección sísmica y a la protección contra la sumersión de las instalaciones. Por su parte, Terre Armée ha ideado soluciones adaptadas a la erosión de los márgenes y a la elevación de presas.

Para acompañar este crecimiento vamos a seguir invirtiendo en contratación, en particular la de los jóvenes y las mujeres, así como en el acompañamiento de nuestros equipos en todo el mundo. Desde su creación, hace ahora diez años, el grupo Soletanche Freyssinet se ha desarrollado mucho por lo que a volumen de negocios, ámbitos de especialidad e implantaciones geográficas se refiere. Reunidos en torno a nuestros valores comunes que son la innovación, la cultura de la seguridad y la pasión por nuestro oficio, los hombres y mujeres de Soletanche Bachy, Menard, Terre Armée, Freyssinet, Nuvia y Sixense siguen escribiendo la historia de nuestro Grupo obrando decididamente para acompañar a nuestros clientes y definir con ellos el mundo del mañana: las ciudades, las redes de transporte y de energía. Todos estos puntos fuertes nos permiten mirar al futuro con serenidad y confianza.